Central Córdoba - Arsenio Ribeca dijo que antes también se jugaba bien y no se ligaba

domingo, 27 de febrero de 2011

“La suerte comenzó a cambiar”

Los triunfos no variaron el discurso de “Pomelo”. Reveló los aciertos tácticos del triunfo en Salta y anticipó que habrá más cambios para el miércoles. Hasta tiró un palito para un sector de la prensa. Un Ribeca auténtico.


Cuando parecía muerto, Central Córdoba encadenó dos triunfos al hilo y se metió de lleno en la lucha por la clasificación en la zona 3 del Torneo Argentino A.
Pero para Arsenio Ribeca, entrenador ferroviario, no hubo grandes diferencias de funcionamiento.
Para él, el equipo siempre jugó bien pero antes faltó suerte, esa que ahora tiene.
“Pomelo” habló ayer, en el día después del gran triunfo en Salta ante Antoniana.
Además de referirse al factor suerte, contó cómo planificó el partido y el porqué de los numerosos cambios. Dijo que habrá más variantes para recibir a Libertad, el miércoles desde las 22.15, y puso de manifiesto su malestar por las críticas de un sector de la prensa.


-¿Dónde estuvo el mayor mérito para derrotar a Antoniana?

-Se dio como lo habíamos planificado, lo armamos para sacarlo de esa manera, los jugadores lo entendieron y lo llevaron a cabo de la mejor manera. Esa es la satisfacción que me da. Tomamos precauciones, pero nunca dejamos de atacarlos. Hicimos un primer tiempo buenísimo. En el segundo, el empuje de ellos por la necesidad de buscar el empate hizo que nos retrasáramos un poco, pero ganamos bien. Estoy contento sobre todo por los jugadores.


-¿Por qué antes no se podía ganar y ahora sí?

-Si bien no se nos venían dando los resultados, veníamos trabajando muy bien y jugando, a mi entender, de buena manera. La diferencia estaba en ese 5 o 10% de suerte que pedía yo. La suerte comenzó a cambiar. Lo que no tuvimos en los primeros cuatro o cinco partidos, lo estamos teniendo ahora.


-¿Fue solamente cuestión de suerte o hay otros motivos?

-Seguramente por ahí existe algún que otro detalle que se te escapa, pero la mayor parte pasaba por la suerte. Con 9 de Julio, teniendo todo a favor, nos hicieron dos goles de 40 metros al ángulo. Ahora tal vez estando a dos metros la tiran afuera. Te doy otro ejemplo, contra Central Norte, ganando 3-2, Lucas Ramos rechaza una pelota, le pega en la nuca a un jugador y le cae a uno que estaba solo para empujarla. Cuando vos tenés suerte, esa pelota sale para el otro lado. En todos los órdenes de la vida, para triunfar, necesitas un poquito de suerte. Después la tenés que ayudar vos. Nosotros siempre tratamos de ayudarla.


-¿Ese factor azaroso se ve también en otras cuestiones?

-También está en el tema de las lesiones. Anoche (por el viernes) Paglioni, que es un fuera de serie, jugó con fiebre y con un forúnculo detrás de la rodilla que le impedía estar al 100%. Antes uno recibía un rodillazo, o se resbalaba y caía y no podía jugar. Cuando vos andas derecho, todo lo que pasa es a beneficio tuyo. Ahora, en una semana o dos, los jugadores ya se recuperan y no tenemos tantos lesionados.
A Central ya no le convierten tanto, ¿hay una mayor solidez defensiva? Son los trámites del juego en sí porque yo no cambié de esquema y son los defensores de siempre. Son cosas psicológicas que se van dando.

-¿Por qué modificó tanto el equipo de Gimnasia a Antoniana?

-Los cambios tuvieron que ver por como pensamos el partido. Nosotros los íbamos a esperar y salir rápido. Puse dos carrileros como García Chamut y Albarracín, que podían darme marca y proyección. Traté de cubrirme por los laterales. A Diego Suárez lo puse para que me pelee delante de los cuatro volantes. Lo metí a Carlitos (Salvatierra) porque está pasando un buen momento y a César Martínez porque en el juego aéreo es importante y sabía que nos podían complicar. Dejé a Sacha, Darwin y Riky afuera, pero si íbamos perdiendo los iba a meter después a ellos. Como fuimos ganando en todo momento, y bien, tratamos de hacer otros cambios. El único que me complicó un poquito fue cuando lo incluyo a Molina para que se mueva delante de la línea de cuatro volantes, pero es como que no entendió y se fue de punta. Después tuve que hacer otro cambio para ponerlo a Molina de carrilero porque estaba medio perdido y ahí recuperamos el buen rumbo.


-¿Para enfrentar a Libertad puede haber más variantes?

-Seguramente voy a hacer un cambio o dos porque de local necesitamos otra cosa, tenemos que ser más ofensivos y pensar en el arco rival. Los jugadores saben que tienen que estar bien preparados y siempre dispuestos porque en cualquier momento le toca a cualquiera. Así lo demostró Carlitos Salvatierra. Esperó, trabajó y la luchó hasta que le tocó la oportunidad. Ahora la tiene que aprovechar.


-¿Va a tener a todo el plantel a disposición para el miércoles?

-Creo que sí porque Yocca ya va a tener el alta. Lo de Gonzalo Cáceres fue un golpe, tenía una pequeña molestia, pero yo lo necesitaba más para este partido que viene y decidimos pararlo. Barreto y “Sacha” seguramente estarán bien recuperados así que ahora se viene el problema para mí que los voy a tener a todos. Pero son esos problemas lindos porque es preferible tener para elegir que no tener nada. Ellos saben que para mí son todos importantes, nada más que uno pone los que le parece que están mejor.

-¿Este grupo está saliendo adelante gracias al compromiso para con el equipo?
-Lo puedo decir porque he manejado un montón de planteles pero muy pocos como este, comprometidos, muy buena gente. Puede haber diferencias, pasa hasta en las familias, pero dentro de la cancha eso queda de lado y todos quieren lo mejor para Central.



Fuente: Diario El Liberal

0 comments

Publicar un comentario