Central Córdoba - Daniel Córdoba se refirió, con lujo de detalles, a cómo marcha la preparación del Ferro para el Argentino A

miércoles, 3 de agosto de 2011

El "Profe" Córdoba ajusta el equipo de cara al debut en Salta

El DT de Central Córdoba aseguró que el plantel está completo hasta tres cuartos de cancha y que no se desespera por la falta de delanteros. Como una muletilla, insistió en que “hay que achicar el margen de error” de cara al cotejo del viernes 19 ante Gimnasia y Tiro.


Lo repitió cuatro veces. Y lo haría hasta el hartazgo si fuese necesario. Achicar el margen de error es lo que pretende Daniel Córdoba en la puesta a punto de Central Córdoba para el Argentino A. Y en virtud de eso trabaja día a día. Su objetivo es que ese margen sea el mínimo cuando se presente la hora del debut, previsto para el viernes 19 de agosto ante Gimnasia y Tiro en Salta.

Dentro de esa obsesión de achicar el margen de error, el tema que más preocupa al “Profe” es el de los delanteros. “El plantel está completo desde atrás hasta tres cuartos de cancha.
A pesar de que tenemos a uno de los mejores goleadores del ascenso como Barreto, a pesar de que confiamos en la evolución de Luis Leguizamón y a pesar de que tenemos a Carlos Salvatierra, seguimos buscando dos delanteros importantes”, dijo.

Luego añadió: “Y no me refiero al nombre. Queremos un jugador con trayectoria, pero que venga con un rendimiento bueno. Si tengo que optar entre uno con mucho nombre pero que por ahí su último año no fue de lo mejor y otro sin tanto nombre pero que está para jugar ya, me quedó con este último porque con el nombre ya no se juega más en ninguna categoría.
Siempre hay un margen de error, pero debemos achicarlo”.

Respecto al porqué tardan en llegar los atacantes, Córdoba contó: “primero porque no hay, segundo porque son los más caros y tercero porque los quieren todos. Y como queremos algo bueno, lo que queremos nosotros lo quieren todos. Hay mucha especulación pero quiero que se queden tranquilos porque estamos buscando intensamente y han aparecido jugadores como así también han desaparecido”.

Ante la consulta de cuánto preocupa no tener a esos delanteros todavía, respondió: “Siempre preocupa, yo vivo preocupado pero positivo. No me perdonaría si supiésemos que nos dormimos pero le puedo asegurar que revolvemos y revolvemos en todos lados. Lo hicimos desde el más utópico hasta lo mínimo e indispensable que consideramos que tiene que tener un punta. Me hubiese encantado que estén todos desde el primer día, pero hay cosas que pasan como las especulaciones”.

Amistosos

En otro tramo de la conferencia, Córdoba hizo hincapié en la utilidad de los tres amistosos que realizarán previo al debut. “La clave es que sean lo más parecido a un día competitivo.
Nada asegura nada, pero uno achica el margen de error, lo único que hay que hacer eso y después, se juega. Tu máxima evaluación tiene que ser con uno de la categoría porque es el que más o menos está como uno en cuanto a la etapa de preparación. Hay dos motivos básicos para hacer amistosos: el ritmo de juego, que solamente se consigue de esa manera, y el dinero, para que el club pueda solventar la pretemporada, los primeros sueldos y muchas otras cosas.
Es imprescindible hacerlos”, reflejó.

También hizo autocrítica de la derrota ante Güemes: “Lo peor es que no creamos una situación de gol. Tuvimos que poner a Orieta porque alguna vez fue delantero y yo quería ver un funcionamiento con una torre alta y el único que me lo podía hacer era Orieta. Pero fue un partido amistoso por el cual felicité a Güemes que después repitió otro buen partido ante Colón y bien para Santiago que se haya quedado con la copa”.

“Hasta que uno se despierta al otro día, es toda una hermosa sensación de análisis, aún en la derrota, averiguar el porqué. Al otro día ya pasó, hay que empezar de nuevo, como en la vida.
Pero esa noche lo pienso en caliente y después en frío con el cuerpo técnico. Superponemos los dos análisis y así vas achicando el margen de error”, insistió.


Identidad y mística

“Estamos muy cerca”, dijo ante la consulta sobre si encontró el material adecuado en este plantel para imponer su mística e identidad. “Estamos muy cerca porque los jugadores se convencieron”, agregó.

Para Córdoba, la mística y la identidad están por encima de los dispositivos tácticos. “Como no soy terco ni con jugadores ni con estrategias, si yo veo que algo no va, no hay problemas en cambiar, pero vamos a intentar lo que más nos gusta. Nosotros tenemos una mística que es correr, meter y pensar. Y tenemos una identidad que es atacar desde la marca y hacer un equipo corto hacia delante, tratando de desprotegernos lo menos que podamos atrás.
En cualquier sistema táctico que use tiene que haber esa mística y esa identidad”, resaltó.

Y profundizó en el concepto: “Cómo nos paremos dependerá, en defensa, de lo que pueda hacer el rival en ataque. Y en ataque, que el rival se preocupe por nosotros. Esa es la idea.
No vamos a jugar todos los partidos iguales porque no todos los rivales juegan de la misma manera. Para poder atacar desde la defensa, tenemos que variar para que no nos dañen, por eso buscamos tantas variantes en el medio y atrás. Yo siento el fútbol así, creo que tenés que ser muy superior para jugar igual sin importar cómo se pare el otro. Me parece que es un error, es mi modesto punto de vista”.

El “Profe” no cree que cambiar pueda confundir a los jugadores. “No, porque no le pedimos al jugador nada que no puedan hacer, todos van a jugar en su posición”.

Finalmente, rescató el compromiso grupal y el hecho de compartir responsabilidades.
“Existe un compromiso mutuo de todo el cuerpo técnico con los jugadores. Seguramente Barreto sabe más que yo de las defensas del Argentino A, entonces comparto responsabilidades, lo hice siempre. Hay que hablar mucho con los jugadores, ya no le bajas una orden. Hace años que las marcas no las pongo yo, les pregunto porque ellos han enfrentado muchas veces a sus rivales y saben cómo se sienten. El mejor conductor es el que hace participar a todos de la decisión final, después la tomo yo, pero achiquemos el margen de error, ésa es la frase siempre”, concluyó.


"Me fui a un rincón y lloré"
Córdoba confesó que lloró mucho cuando terminó la pretemporada en Las Termas porque se acordó de todas las cosas malas que le pasaron y pensó que nunca más iba a vivir la sensación de estar al frente de un plantel.

“Cuando terminó la pretemporada en Las Termas, junté a los jugadores y los aplaudimos nosotros, cuerpo técnico, y los dirigentes que andaban, por lo que nos habían dado. Y después me fui a un rincón y lloré”, dijo.

Luego agregó: “Recordé que en el 98 se me murió mi hijo y creí que me moría, estuve tres años sin entrenar; en el 2002 estuve cinco horas secuestrado con cuatro revólveres en la cabeza, me costó dos años volver; en el 2007 un accidente de auto que no tuve culpas me dejó cuatro años sin trabajar. Lloré mucho porque me acordé lo lejos que me parecía poder volver a vivir algo igual”.


Se asoma González Tapia

Daniel González Tapia, volante por derecha que militó la temporada pasada en Sportivo Belgrano de San Francisco, está muy cerca de llegar al Ferro.

La dirigencia tendría casi todo acordado con su representante pero, como es un jugador muy codiciado en el mercado, no lo anunciará hasta que no esté todo firmado.



Fuente: Diario El Liberal

0 comments

Publicar un comentario