Central Córdoba: Facundo Melivilo

jueves, 11 de abril de 2019



"Esto es fútbol y no una guerra".

El goleador Ferroviario, Facundo Melivilo, habló del clásico ante Mitre, trató de llevar calma y quitarle dramatismo.

Facundo Melivilo vive el clásico como algo especial, al igual que todos los jugadores de Central Córdoba de cara al duelo con Mitre el domingo en el “Terrera”. Pero además confesó que siente un poco de temor porque luego del partido con Instituto (con derrota), su esposa, embarazada, sufrió algunos atropellos por parte de algunos plateístas y no desea revivir esos momentos.
“Los clásicos son lindos y la gente los quiere ganar como sea. Tenemos que estar tranquilos sabiendo que si ganamos nos vamos a posicionar mejor en la tabla. No tenemos que desesperarnos, porque si nos sentimos presionados por el hecho de que somos locales nos pasará como ocurrió con Instituto, que por ir atacar nos comimos tres goles y luego había que remarla”, remarcó.
Facundo Melivilo fue uno de los jugadores más regulares que mostró el equipo en los últimos encuentros y eso tiene una razón. “Me voy sintiendo cómodo en la posición en la que estoy jugando porque no me tengo que preocupar tanto para retroceder, sino atacar y hacer mi juego y eso está bueno”, afirmó.
Luego se mostró con sensaciones encontradas porque siente que el marco de público será imponente, pero a la vez confesó que le incomoda el hecho de recordar un incidente que tuvo su pareja, quien se encuentra embarazada.
“Será un lindo clima y marco de público. Ojalá la gente venga a alentar para ayudarnos a que lo ganemos entre todos a este partido. Viví un momento desagradable luego del partido con Instituto, ya que hubo algunas personas que le quisieron pegar a mi novia. Cuando íbamos perdiendo, la gente se alborotó un poco y provocó ese mal momento. Desde ese día tengo al partido con Mitre en mi cabeza porque me imagino que si las cosas no salen bien, mi pareja volvería a pasar otra situación de esas estando embarazada”, indicó.
Y aumentó: “Estos últimos partidos tuvimos mucha presión porque la gente lo quiere ganar como sea, pero hay que entender que a veces salen las cosas y otras veces no. Mirá si le ocurre algo a mi novia y yo adentro de la cancha, no sería un lindo momento. Esto es fútbol y no una guerra”, concluyó.








Fuente: Nuevo Diario

0 comments

Publicar un comentario