Intento de suicidio: Habló Carlos Acuña

miércoles, 31 de octubre de 2012

Acuña: “Me arrepiento de lo que hice”

El entrenador Carlos Acuña habló y desnudó su terrible decisión de quitarse la vida.

Hablar con Carlos Acuña en un momento muy crítico de su vida no fue nada fácil. El periodismo tiene sus códigos y muchas veces, una primicia o bien una nota puede tener opciones y salidas diferentes, según la óptica del protagonista y del alcance mediático que se propone.
En la Sala 1 del Policlínico Ferroviario en La Banda rodeado de afectos y de cariño se encuentra fuera de peligro hoy el entrenador Carlos Acuña, quién priorizo la amistad antes que el periodista para dialogar y sobre todo para tener una comunicación abierta. Junto a su padre, hijos y de los futbolistas Juan Carlos Paz y de Alberto Albarracín entre otros, el ex entrenador de Sarmiento, Vélez y Güemes entre otros clubes, que en nueve años de profesión tiene 11 títulos acumulados habló con nuestro portal donde dejó mensajes claros para la sociedad deportiva.
“Me arrepiento de que hice” fue su primera respuesta ante una dialogo fluido de un hombre recuperado y que volvió de la muerte en la jornada de ayer al intentar suicidarse: “Estoy muy bien, fue un momento de locura, que no pensaba que podría pasarme a mí en particular, pero me llegó y estoy decidido a cambiar mi vida”, comenzó diciendo el “Tato”.
En primera persona y con una lucidez impecable, y con un parche en el sector derecho de su parital donde se encuentra alojado un proyectil calibre 32 en su cabeza, el concejal dio una muestra de sensatez: “Toda mi vida me voy a reprochar de lo que hice. No encuentro al menos una respuesta donde considero que fue un acto de inconsciencia, donde todos los mortales no estamos exentos, jamás pensé en mi familia, ni en mis viejos, ni en mis hijos, ni tampoco en mis amigos”, acotó en primera persona.
Carlos Acuña habló con mucha referencia, como su propia personalidad: “No volveré a repetirlo. Pero quiero que sepan, que uno salió del circuito por diversas razones. Muchas veces por decir la verdad, por tener principios y códigos en la vida. Hay muchos personajes enmascarados en el deporte y uno que siempre anduvo por derecha, no encuentra una respuesta adecuada en una sociedad mediocre. La política también me cerró las puertas de trabajo en el fútbol. Nadie quiere contratar un concejal de Chabay Ruiz cuando los clubes no tienen dirigentes serios. Yo tranquilamente podría estar trabajando en Sarmiento, pero no quise, ya que piensan que soy amigo del intendente. Uno luchó siempre en la vida, con muchos principios, pero al parecer, hay que andar por izquierda para tener oportunidades. Un ejemplo claro es la Liga Santiagueña de Fútbol, que sigue sumergidos en la mediocridad dirigencial”, especificó el entrenador.
Agregó: “Yo tengo mi cuerpo técnico, en mi vestuario nadie se mete y lo manejamos entre todos. A los directivos les molesta que uno trabaje seriamente, y en el último club me quedaron debiendo mucha plata. Mande una carta documento y me contestaron que no había un contrato firmado…donde me desconocieron…qué lo pario, gane en un año tres títulos en Güemes”, esbozó Carlos Acuña.
Sobre su recuperación, el adiestrador táctico expresó: “Voy a someterme desde mañana mismo a un tratamiento psicológico. Quiero medir mi verdadera vida, ya que hay un Carlos Acuña jugador, entrenador, concejal y un Carlos Acuña hombre, padre de familia, amigo y compinche. Quiero recuperarme completamente. Uno no dimensiona las cosas hasta que suceden”, añadió en su contenido primario.
Del momento vivido y las causas de un efecto definitorio y decisivo, el ex entrenador de los “Gauchos” subrayó: “No fue algo premeditado. La noche anterior había tomado varias pastillas y tome el revólver en un acto improvisado y me ejecute. Entre en esta nueva enfermedad que se llama depresión”, aseguró Acuña ante el silencio conmovedor de todos los presentes.
Al final de la charla, Carlos Acuña mencionó muchas cosas de la vida misma que se puede reflejar en sus claros conceptos: “Uno no necesita ponerse un traje para ser más que otro. No hay que confundirse, uno nació con principios en la vida y trato de adaptarme. Pese a que el círculo me hizo a un costado, todavía espero insértame en la sociedad. Esta lección me demostró que hay mucha gente que me quiere muy bien, que sabe muy bien quién es Carlos Acuña, y que tuve una confusión. Es verdad me quise matar, todavía tengo la bala en la cabeza, pero Dios me dio otra oportunidad, que no la pienso desaprovechar”, terminó diciendo el hombre que convulsionó la mañana del 29 de octubre a toda la sociedad santiagueña.


Fuente: ABC Deporte.
Fotos: ABC Deporte.

0 comments

Publicar un comentario