Análisis: Pequeños incidentes dentro del campo de juego

jueves, 25 de octubre de 2012

No fue una noche tranquila

El partido Mitre - Güemes tuvo algunas situaciones desfavorable en el contenido futbolístico.

Parecía una noche tranquila, con color en las tribunas y un marco excepcional, en el cotejo que disputaron Mitre y Güemes, en el marco de la primera fase de la Copa Argentina. Sin embargo, en el momento del cuarto gol de Mitre se desataron algunos incidentes.
Juan Infante marcó el tanto, se fue a festejar junto a sus compañeros la conquista pero los hinchas de Güemes apostados en la tribuna sobre calle Tres de Febrero (precisamente en el sector izquierdo a la platea) reaccionaron de mala manera y lanzaron un proyectil que cayó en la cabeza del volante "Aurinegro". El juego se paró 4 minutos (transcurrían 31 minutos del complemento), y el futbolista tuvo que ser atendido por los médicos apostados en el lugar y retirado del campo de juego. Por fortuna solo sufrió una herida leve. En ese momento, la policía desalojó a los hinchas visitantes, que se retiraron del estadio tranquilos y sin ocasionar ningún tipo de problemas.
El otro parate que tuvo el juego, ocurrió en el gol del "Gaucho". El defensor de Güemes, Abel Torrico, en el momento de la jugada dividida que termino en el descuento de los visitantes, le propinó un fuerte codazo en el rostro a Matías Camisay, quien se retiró en ambulancia ya que se había desvanecido. Y el árbitro Juan Jiménez, bien gracias. Ni siquiera le mostró la "amarilla".
Fueron instantes donde reinó el miedo, pero por suerte, el lateral se recuperó de la mejor manera. Sufrió un corte en el pómulo izquierdo y le realizaron cuatro puntos de sutura, por lo que quedaría descartado para el juego del domingo ante Atlético Concepción.


Fuente: ABC Deporte.
Foto: El Liberal.

0 comments

Publicar un comentario