Mitre - La despedida de Sergio ''el mudo'' Coria

lunes, 26 de septiembre de 2011

Profundas muestras de dolor en la última ovación al "Mudo" Coria en el estadio de Mitre

Cientos de hinchas, amigos y familiares despidieron sus restos en un largo cortejo fúnebre que también pasó por la cancha de Güemes, club que defendió en una breve temporada. Las causas del deceso.


“Olé, olé, olé, olé, Mudooo, Mudooo; olé, olé, olé, olé, Mudooo, Mudooo”, cantaron ayer varias decenas de gargantas y el estadio del Club Atlético Mitre se estremeció, como en los mejores momentos de Sergio Fabián Coria, quien se cansó de pasear sus habilidades futbolísticas por el césped de la cancha de Roca y 3 de Febrero. Pero ayer, cerca del mediodía, el cántico que tantas veces escuchó el futbolista, que se suicidó el sábado, se mezcló con el llanto y la tristeza de los simpatizantes que posaron su féretro en la mitad del campo de juego y luego recorrieron la cancha, como si fuera una vuelta olímpica por el club que lo vio nacer deportivamente y donde hizo gran parte de su carrera.

“Se nos va el`Mudo´”, dijo uno de los hinchas, vestido de negro y amarillo, que no pudo contener las lágrimas por la ines-perada partida del ídolo deportivo de Mitre, mientras familiares y amigos le daban el último adiós, en la calle Eduardo Miguel al 600 del barrio 8 de Abril, donde fueron velados sus restos.

Nadie podía comprender ni asimilar por qué Coria, de 29 años, tomó tamaña decisión. Su cuerpo fue hallado ahorcado en el dormitorio de su casa paterna, a las nueve de la mañana del sábado.
Había utilizado un cable para colgarse de un ventilador de techo y provocó un profundo dolor en familiares, amigos y en hinchas que lo idolatraban.



La madrugada y la mañana de ayer fueron un peregrinar de gente que fue a despedirse del joven que jugó además en Güemes y actualmente estaba militando en Velez de San Ramón.
Precisamente, el sábado, sus familiares fueron a despertarlo para que se dirigiera a realizar el último entrenamiento, previo al partido que su equipo jugaría con Unión de Beltrán, por la primera división del fútbol local, y descubrieron la tragedia.

“Qué ha pasado por tu cabeza para hacer esto, hijo mío”, alcanzó a decir su mamá, cuando el féretro -enfundado en una bandera aurinegra- comenzó a realizar el viaje hacia la última morada, previo recorrido por el interior de su casa de Eduardo Miguel 612, en medio de aplausos que conmovieron a todos.

Los restos fueron trasladados, primero, hacia el estadio de Mitre, donde entre cánticos recorrió parte del campo de juego. Luego, en su camino hacia el cementerio La Piedad, el cortejo fúnebre se detuvo en la cancha de Güemes, donde la víctima jugó el Torneo del Interior 2011. Sus hinchas también lo despidieron con mucho respeto.

La última parada fue en la necrópolis local, donde se vivieron desgarradoras escenas de dolor.
En medio de aplausos, como en sus mejores tiempos dentro de una cancha, el “Mudo” Coria fue despedido, aunque en esta ocasión, fue para siempre.



Fuente: Diario El Liberal

Fotos. Diario El Liberal

0 comments

Publicar un comentario