Liga Santiagueña - Costos de apertura de cancha

jueves, 30 de junio de 2011

Abrir o cerrar, esa es la cuestión

Desde hace un tiempo, los clubes vienen atravesando una grave crisis económica. El incremento en el costo de la seguridad fue la gota que colmó el vaso. La mayoría de los dirigentes ve como única salida un subsidio. Así, peligra el inicio del Clausura.


Últimamente, las reuniones de los martes del Consejo Directivo, a la cuál asisten desde hace algunas semanas integrantes del cuerpo de policía para confeccionar la programación de la fecha, se han transformado en un “tire y afloje” entre dirigentes y policías. Los primeros, solicitan siempre la menor cantidad de efectivos para cubrir los partidos y los segundos, intentan lo contrario.

Cada parte defiende sus intereses. Los dirigentes pretenden abaratar costos, apremiados por una economía delicada de sus clubes. Y desde la policía se intenta priorizar la seguridad de los espectadores.

Todo esto se agravó la última semana, al conocerse el incremento del 33% en el arancel de la seguridad (llegó a $61 por efectivo). Por resolución ministerial, aumentaron todos los servicios adicionales de la policía, no solamente los de las canchas de fútbol.

Esta situación ha llevado a reabrir un viejo debate en el seno de la Liga Santiagueña: el de los costos de apertura de cancha. Tan crítica es la situación de los clubes al respecto (se dice que, salvo los clásicos o partidos más convocantes, la mayoría da déficit) que el martes pasado hasta se deslizó la posibilidad de no iniciar el próximo Torneo Clausura. ¿Abrir las canchas o cerrarlas? Esa es la gran disyuntiva del nuestro fútbol.

Soluciones

Si bien desde hace varios años se viene discutiendo sobre este tema, no pasa de eso.
Es decir, se plantean problemáticas pero no se aportan posibles soluciones. Los dirigentes han llegado a un punto límite donde la situación les exige actuar de manera inmediata. Y el primer paso será activar los resortes políticos necesarios para conseguir un subsidio que permita paliar los $3000 que, aproximadamente, a un club le demanda abrir su cancha por fecha.

Desde la Liga Santiagueña ya se envió una nota solicitando audiencia con el Gobernador.
Y el último martes se designó a la Mesa Directiva como encargada de elevar un informe completo sobre la situación actual de los clubes. A la Mesa la acompañarán los presidentes Oscar Céspedes (Güemes, en representación de los clubes de Capital) y Marcos Chávez (Clodomira, por los del interior). Resta designar un presidente de los clubes del ascenso.

Hoy por hoy, las esperanzas de la mayoría de los clubes están depositadas en una ayuda del Gobierno. Pero en caso de no prosperar, deberán agudizar el ingenio para buscar otras alternativas.

Hay quienes pretenden recurrir al sponsoreo privado, algo complicado por la situación económica actual.


Sin público visitante

Otra medida, que incluso ya se puso en práctica en algunos partidos, es jugar únicamente con público local. Esto disminuye un poco los gastos ya que la policía envía el mínimo de efectivos cuando no concurre hinchada visitante. Pero en líneas generales, esta práctica no ha dado los resultados esperados.

Los próximos días serán clave para tener una respuesta concreta desde el Gobierno. De no ser factible, habrá que buscarle la vuelta de rosca. De lo contrario, el fútbol local camina peligrosamente hacia una zona de la cuál será difícil salir.


Gastos mínimos

La denominada apertura de cancha incluye el gasto en seguridad, terna arbitral, ambulancia, controles y boleteros. Con los nuevos aranceles, el mínimo que se gasta en seguridad es $1500. La terna arbitral (Primera y Reserva) sale $780 y la ambulancia, $400. Entre controles y boleteros no se gasta menos de $200. Esto da un total de $2880, como mínimo, para abrir una cancha.


Casos muy diferentes en el Noroeste Argentino

Averiguamos cuál es la situación en otras Ligas del NOA con respecto a esta problemática y el resultado fue que la realidad difiera bastante. La principal diferencia es que el mínimo de efectivos policiales que se requieren para un partido es muy inferior a los 25 que se solicitan en Santiago. En algunos casos, hay subsidios del Gobierno que abaratan los costos en un 70%.
Otra diferencia notable es que hay provincias en las cuáles la Liga se hace cargo de la seguridad y se juegan hasta tres partidos en una misma cancha.
Aquí los casos de las principales Ligas:


Salta:
No hay subsidio del Gobierno (si lo hay para cubrir el arbitraje y seguridad de las Divisiones Inferiores) pero los costos son bastante inferiores. Una ambulancia se paga $200; la terna arbitral, $450 (se juega solo Primera). A un oficial se le abona $70 y a un policía, $80.
El mínimo requerido para un partido es de dos oficiales y ocho policías, de los cuáles los clubes abonan la mitad y el resto es sin cargo. Todos los gastos son compartidos por los dos clubes.
Es decir que en la mayoría de los casos se pagan 5 efectivos. Solo en partidos muy convocantes como el clásico Central Norte-Juventud Antoniana (2000 personas aproximadamente) se afectan 60 uniformados (los clubes abonan 30). Así, la apertura de cancha oscila los $1000 y $1200.

Catamarca:
Los clubes pagan $400 por mes a la Liga, entidad que absorbe los costos de apertura de cancha pero también se queda con las recaudaciones. En la Liga catamarqueña se juega en una sola cancha y es común que haya triple jornada.

Tucumán:
Existe un subsidio de $25000 por mes que alcanza para paliar un 70% de los gastos de seguridad. A un agente se le abona %58 y a un oficial, $68. A la terna arbitral se le paga $650 más viáticos para tres partidos (Primera, Reserva y Sexta). En la A, el mínimo de efectivos requeridos es de 8 y en la B, 6; pero para jugar solo con público local. Si concurren ambas parcialidades, va de 15 a 25 el mínimo (el partido de mayor convocatoria, Deportivo Aguilares-Jorge Newbery requiere 120). La Liga abona 8 efectivos por partido con el subsidio (en el caso de Aguilares-Newbery, abona 20) y el resto se hace cargo el club. Así, abrir la cancha ronda los $1000.


Los presidentes tienen la palabra


Oscar Céspedes (Güemes)

Esta situación no es nueva y requiere una solución urgente. Nuestro club, gracias al aporte privado, quizás no tenga tantos problemas como otros pero nuestra postura es solidarizarnos con los demás. Lo del subsidio es una posibilidad, pero también es cierto que el Gobierno no tiene la obligación de asistirnos y no debemos quedarnos con los brazos cruzados. Por eso pedimos un informe a la Liga, detallando los ingresos y egresos para ver si es viable que nuestra entidad pueda absorber parte de los costos. Es cuestión de trabajar juntos para encontrar la solución, de lo contrario, creo que el próximo torneo no se podrá jugar”.


José Ávila (Central Argentino)

Creo que nosotros, los dirigentes de los clubes, nos juntamos un rato una vez por semana y nos vivimos quejando de los problemas. Una alternativa sería un día sábado por ejemplo juntarnos todas las CD de todos los clubes y armar un gran debate para que salgan propuestas. Sería bueno que de esa mesa participe gente del Gobierno. Aunque entiendo que no se puede recurrir siempre al estado, el Gobierno no tiene ninguna obligación y no debe ser el único salvador. Nosotros tenemos que aportar soluciones. Pero también es cierto que la realidad socio económica de los clubes es muy crítica. Así, es imposible que se siga jugando”


Sergio López (Liga Santiagueña)

La Liga ya solicitó una audiencia con el Gobernador pero para presentarle algo más amplio: Proyectos de campeonatos, necesidades de los clubes y de inferiores y también apertura de cancha. Hay muchas provincias que cuentan con subsidios. También hay otras en las que se puede jugar con menos policías porque los hinchas no son tan violentos. Uno de los pasos importantes sería frenar los focos de violencia, hay clubes que entregan entradas de favor a los barras.
La Liga esta trabajando pero los dirigentes tienen que tener iniciativa para buscar soluciones, no es cuestión de sentarnos a llorar y esperar que otros no solucionen las cosas, para eso somos dirigentes”.

Marcos Chávez (Clodomira)

Hoy la única posibilidad para salir a flote es la del Gobierno porque la economía de los clubes está muy delicada. El 90% de los partidos de local nos da perdida, este es un torneo deficitario. En cuanto a si se puede seguir jugando de esta manera, creo que si sería posible jugar pero tendría un tinte más amateur porque no sería imposible cumplir con las obligaciones del plantel y así el jugador no querría entrenar”.



Fuente: Diario El Liberal

0 comments

Publicar un comentario